CRISTINA BERGOGLIO
El cuerpo. Tu cuerpo.
 
La confraternidad de signos que es tu cuerpo. Supe de él cuando el pelo me estallaba contra un fondo de luces sordas. Olí su tenacidad de bronce, escuché sus quietudes pintadas en vasos caídos de los techos. Llovían oros de fríos. Llovía tu cuerpo y mojaba la sucesión de fotos disparada de gentes, asumiendo al movimiento. Y yo sucia ya, en el meollo de la noche, con la prisa infantil de quienes solo varan en puertos nómades, me consumí en la ciudad de tu cuerpo. Imaginé un tendal de camisas blancas, inflamadas de tarde y a la espera de aprisionarte. El cuerpo. Hecho de carnes doloridas, de posibles angosturas de tristezas, colgantes en tu reposo de niño y en medio del desorden de otros cuerpos, el tuyo era una grieta mitológica, erguida y casi futura, grieta entre metales de pasado, entre llagas de explosiones, grieta revelada de razonamientos, grieta erizada, apenas una lámpara que encandilaba la negrura del mío. Mi cuerpo, terca estela de tu cuerpo. Algo te brillaba en los dedos y eran orugas de sensualidad, a punto de abreviar sus crisálidas. Bastó mirarlas, como se miran las migajas de un paraíso y ya las tuve en la fronda del pecho, ligeras y perversas orugas. Tu cuerpo. No lo había palpado aún, no había domesticado ni los labios arqueológicos ni los bosques que se calcinan en tus piernas, ni las cuevas donde duermen tus pilosidades simias. Rocé apenas, una argamasa confeccionada de cales y piedras, tu nariz de incendio, y ya supe que lo que vendría luego de amarrarme al cuerpo, tu cuerpo, no sería más que una sumatoria de adicciones, porque tu cuerpo latente, era un vino y yo un tonel de maderas secas.
Dibujo
70 x 100 cm
Adquirido
Dibujo
70 x 100 cm
Adquirido
Dibujo
100 x 70 cm
Adquirido
Dibujo
70 x 100 cm
Adquirido
Dibujo
100 x 70 cm
Adquirido
Dibujo
70 x 100 cm
Adquirido
La amistad
50 x 50 cm
Adquirido
LA TANGUERA
100 X 100 CM
Copyright © 2009 Cristina Bergoglio. Todos los derechos reservados. // Web desarrollada por Onecero.com